Nuestros adolescentes no disponen de las herramientas mentales para enfrentarse al arsenal de anuncios e imágenes. ¿Qué tal si les ayudamos con los cánones de estética?