“Amor tóxico” una expresión que últimamente está a la moda pero… ¿sabemos realmente qué significa? Desde Alegra Psicólogos Málaga y Puente Genil, y como siempre, basándonos en casos que vemos en nuestra rutina, nos gustaría ayudaros a detectar los aspectos que pueden hacer de vuestro amor algo tóxico.

Aprended a diferenciar entre un amor sano y un amor tóxico:

“¡Sin ti mi vida no tiene sentido!”

Aquí os ponemos algunas claves para conseguirlo:

  1. En el amor sano el individuo tiene espacio para crecer y expandirse, y además desea que el otro crezca, frente al amor tóxico que vive obsesionado con la relación, se preocupan mucho porque el otro cambie e interpretan la necesidad de la otra persona como una prueba de amor.
  2. El amor permite tener intereses separados, otros amigos y deja que se mantengan relaciones significativas. En el amor tóxico están totalmente involucrados, tienen una vida social limitada, y se produce la negación de viejos amigos e intereses.
  3. ¡Confianza! En el amor tóxico prima la posesión, se tiene miedo a la competencia y tiende a proteger lo suyo.
  4. Un amor sano no permite que el estado emocional de uno dependa del otro ni se tienen expectativas de que uno arregle o rescate una mala gestión de emociones de su pareja. La felicidad depende de cada uno.
  5. En un amor tóxico se tiende a cambiar al otro a nuestra imagen, frene al amor sano donde se acepta y se valora la personalidad propia de cada uno.
  6. El sexo es una elección libre que crece desde la complicidad y el deseo. Un amor tóxico convierte la pasión en una presión debido a la inseguridad, el miedo y la necesidad de gratificación inmediata.
  7. El amor se construye en equipo, a través de negociaciones que resuelven problemas en conjunto. Un amor tóxico aplica soluciones por separado, existen reproches y se tiende a la manipulación.
  8. Una relación tóxica evita ver los problemas y se basan en falsas ilusiones, el amor sano se enfrenta con todos los aspectos de la realidad.
  9. Una relación sana permite que disfrutemos de nuestra soledad, sin embargo el amor tóxico no puede soportar la separación.
  10. Los ciclos en un amor sano suelen ser de comodidad y felicidad frente al amor tóxico, que son de dolor y desesperación.

En definitiva, como dice el refrán:

“No os queráis tanto y quererse mejor”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies