Los occidentales nos encontramos ensimismados en los aprendizajes de nuestra zona del mundo. Sin embargo, como nos transmite Elsa Punset, en su libro “Felices”, es asombroso como en cualquier antigua cultura del mundo, nos une un factor común como seres humanos: “la búsqueda de la felicidad junto con la disminución del sufrimiento”.

La dificultad de aprovechar esos conocimientos, está muchas veces en la traducción literaria y cultural que se hace de los mismos.. El ejemplo, lo tenemos en el término “wuwei”. Literalmente significa “no hacer”, pero sería más adecuado entenderlo como un “hacer sin hacer”, o “hacer sin forzar”. Lo más similar en occidente es el término  “fluir”.

“En cualquier antigua cultura del mundo, a los seres humanos nos une un factor común, “la búsqueda de la felicidad junto con la disminución del sufrimiento”

Si el lector se atreve a practicar wuwei, debe tomar como ejemplo aquellas ocasiones en que ha realizado una actividad pero no de manera forzada. Aquel día que salieron a dar un paseo sin más objetivo que pasear al aire libre. Aquel partido de tenis que jugó con una ilusión tremenda, cuya duración superó las 2 horas, y a pesar de quedar exhausto, le proporcionó una enorme sensación de estar vivo. Aquella película de cine que vio junto a un amigo, y que luego analizaron y desmenuzaron con deleite.

Practicar wuwei, implica disfrutar de lo que somos y de lo que somos capaces de hacer. Buscando el punto exacto entre ambas cuestiones. Siendo auténticos. No forzando la experiencia que se va a vivir, si no buscando aquella que realmente se desea vivir.

“No debemos forzar la experiencia que se va a vivir, si no buscar aquella que realmente se desea vivir”

Si conseguimos extender la filosofía del wuwei a todas nuestras áreas, marcaremos un antes y un después en nuestras vidas. Imagínese el lector trabajando con wuwei. Siendo consciente cada día de lo que puede hacer, de lo que puede aportar en su trabajo por ser quien es, por sus especiales características, motivándose en función de pequeños logros que sabe que puede ir alcanzando, fluyendo en un estado de satisfacción personal consigo mismo a través del equilibrio perfecto entre lo que soy capaz de hacer y los retos que me voy proponiendo.

En Alegra psicólogos Málaga y Puente Genil, nos encantaría mostrarte más sobre ésta disciplina y cómo llevarla a cabo. Pide tu cita!