esencia
La esencia, tu verdadero as en la manga
26 diciembre, 2017
Mindfulness Alegra
Programa INEP: Mindfulness para gestionar emociones
17 enero, 2018
propositos de año nuevo

A priori, no hace daño a nadie marcarse unos objetivos con los que mejorar aquellos aspectos con los que no están contentos. Es una conducta muy extendida en la población. Pero la cosa cambia cuando esos objetivos no son realistas u obedecen a la deseabilidad social. Los propósitos de año nuevo pueden convertirse en despropósitos.

Un ejemplo habitual son aquellas personas que llevan una vida sedentaria, y quieren introducir el deporte en su día a día. Un buen propósito sería empezar a salir a andar 2 veces en semana a buen ritmo. Un despropósito sería apuntarse a una media maratón y pretender empezar a correr ¾ veces en semana un mínimo de 10 km.

“No hace daño a nadie marcarse unos objetivos excepto cuando no son realistas u obedecen a la deseabilidad social”

Otro ejemplo de propósito que se convierte en despropósito son las dietas. En lugar de ir cambiando poco a poco nuestro menú de comidas habitual, e ir introduciendo gradualmente alimentos saludables, radicalizamos nuestra ingesta suprimiendo todo lo que sea no sea hipocalórico, alcanzando grandes niveles de ansiedad.

Si los propósitos van dirigidos a cambios en nuestras características personales, tampoco podemos pretender que alguien impulsivo sea una balsa de aceite en febrero. Que una mujer “despegada” sea extremadamente cariñosa de aquí a San Valentín. O que un hombre despistado controle cada detalle del día sin esfuerzo.

“Tampoco se debe pretender que alguien impulsivo,

sea una balsa de aceite en febrero”

En Alegra psicólogos Málaga y Puente Genil os invitamos a preparar y realizar los propósitos de año nuevo, pero os recomendamos algunos detalles para evitar los despropósitos, siempre recordando nuestro post sobre los objetivos SMART (para verlo, pincha aquí):

  • Objetivos a corto plazo.
  • Se deben poder mantener en el tiempo.
  • Los propósitos no deben ser un fin a conseguir, si no el comienzo de un cambio.
  • Deben estar relacionados con valores que hayamos interiorizado. Creer personalmente que merece la pena ese cambio.
  • Mejor pocos e importantes, que muchos intranscendentes.
  • Escoger alguno con el que además de mejorar uno mismo, sirva también a los demás.
  • No olvidar poner a la salud y al autocrecimiento como vara de medir en la construcción de esos propósitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies