Quizás esta sea una de las frases que más repiten los padres con hijos que tienen problemas para comer. Y es que, a veces, la hora de la comida se vuelve un auténtico drama. Sin embargo, comer bien es un hábito más, y por tanto, puede aprenderse si se enseña de la forma adecuada.

“Los problemas no solo vienen por comer poco. Cada vez existen más casos de obesidad y colesterol alto en niños”

Por tanto, si te enfrentas a la pregunta, mi hijo no come, ¿qué hago?, desde Alegra psicólogos Málaga y Puente Genil queremos ofrecerte unos consejos para conseguir que la hora de la comida se convierta en un momento de disfrute para toda la familia.

  1. Educa con paciencia porque es un proceso que requiere de tiempo. Y predica con el ejemplo, ya que al fin y al cabo los padres son los modelos de sus hijos.
  2. Crea una rutina: hazlo siempre de la misma manera, en el mismo lugar y a la misma hora.
  3. Evita conversar sobre temas de comida y observar demasiado a tu hijo, ya que esto facilitará que la situación se vuelva incómoda. Es mejor utilizar ese momento para contar las anécdotas del día y facilitar la comunicación entre toda la familia.
  4. Aleja de la mesa todos los objetos que puedan servir como distractores: juguetes, tabletas o incluso la televisión.
  5. Controla la cantidad de comida que sirves en el plato. Si tu hijo toma poca cantidad y tú desbordas sus platos, será más fácil que se agobie y termine comiendo menos. Es mejor echar menos cantidad pero que la comida sea de calidad, siguiendo una dieta variada y equilibrada.
  6. No prolongues los tiempos de comida más de 40 minutos ni menos de 20. Este tiempo es suficiente para que terminen el plato. Es importante que el niño tenga la concepción de alguna forma, por ello, es muy eficaz ponerle un reloj que marque la duración máxima de la comida. Si no lo hacen, retira el plato y no dejes que coma nada hasta la siguiente comida.
  7. Haz que la comida le resulte divertida. Anima a tu hijo a participar en la elaboración de los platos, esto lo motivará y puede que estimule su apetito. También puede ser de ayuda presentar los platos de forma atractiva.

“Antes de practicar cualquier consejo es esencial que observes a tu hijo, ya que cada niño es diferente”

Si tienes dudas y te repites continuamente: ¡ mi hijo no come !, los profesionales de Alegra psicólogos Málaga y Puente Genil siempre están a tu disposición.