Mi hijo llora cuando me voy, ¿qué hago?

Primer día de guardería o colegio, separación o divorcio de los padres, cambios laborales, hospitalización o duelo, cambio brusco o inesperado en la rutina familiar, son algunos acontecimientos que pueden provocar que los más pequeños se sientan inseguros y manifiesten síntomas de ansiedad al separarse de sus padres.

“El miedo o síntomas de ansiedad por separación es uno de los temores más frecuentes en los niños”

El miedo o ansiedad por separación es uno de los temores más frecuentes en los niños, y aunque es considerado como un mecanismo natural que favorece el desarrollo evolutivo del niño y es habitual que desaparezca con el crecimiento, en algunas ocasiones deriva en trastorno de ansiedad por separación.

Suele aparecer en niños entre 1 a 6 años, siendo más frecuente entre los 2 y los 3 años. Si este miedo persiste con intensidad a partir de los 6 años, es aconsejable consultar con psicólogos especialistas, ya que los síntomas de ansiedad pueden llegar a ser muy limitantes.

“Los padres ejercen un papel primordial en la superación de estos miedos”

Los padres ejercen un papel primordial en la superación de estos miedos y es fundamental cómo aborden la situación de despedida y cómo actúen frente a las conductas de miedo de sus hijos.

Desde Alegra Psicólogos Málaga y Puente Genil queremos ofrecerle recomendaciones generales y útiles para estos casos:

  • Sea un modelo positivo para su hijo. Actúe con normalidad ante la separación, despídase de su hijo sonriente, mantenga la calma y transmítale tranquilidad al irse.
  • Comuníquese con su hijo de forma cariñosa y comprensiva. Al separarse explíquele el motivo de su ida, de forma breve, comprensible para su edad y sin alargar demasiado el momento de la despedida. No salga corriendo sin despedirse.
  • Procure mantener una rutina familiar. Evite cambios innecesarios o procure realizarlos de forma progresiva, con ello conseguirá que su hijo se adapte mejor al cambio y se sienta más seguro.
  • Fomente la autonomía personal de su hijo. Refuerce cada progreso que consiga hacer él solo. No lo sobreproteja.
  • Favorezca que su hijo se relacione con otras personas. Ayúdele a relacionarse con otros familiares y niños.
  • No olvide la edad de su hijo. Facilite cualquier acontecimiento al nivel de entendimiento y afrontamiento que puede alcanzar.

Si ve que el malestar se vuelve más intenso o no finaliza con el paso de las semanas, en Alegra psicólogos Málaga y Puente Genil, estamos dispuestos a enseñarle a solucionar paso a paso esta situación.

Deja una respuesta