A priori, no hace daño a nadie marcarse unos objetivos…