En muchas ocasiones no conocemos la barrera que separa lo sano de lo arriesgado. Desde Alegra psicología te lo explicamos mejor con unos simples límites.