PROCEDIMIENTO DE TRABAJO

Cuando una persona acude a terapia psicológica en primer lugar se procede a realizar una evaluación del caso, a través de una entrevista inicial y algunas pruebas especificas, con el objetivo de indagar cuál es el problema y los objetivos que se desean conseguir mediante la terapia. Una vez finalizada la fase de evaluación, se procede a analizar la información obtenida y se proponen los objetivos y metas a conseguir, así como el tratamiento más adecuado para la persona. (Análisis funcional del caso).

Los tratamientos y técnicas utilizadas se basan en las necesidades de cada usuario, de forma individualizada. La terapia finaliza una vez se consiguen los objetivos propuestos en la fase de evaluación. En periodos posteriores se realizan sesiones de seguimiento, a través de las cuales se evalúan los resultados obtenidos para observar si la mejoría se mantiene en el tiempo.

La terapia cognitivo conductual (TCC) es una forma de entender cómo piensa uno acerca de sí mismo, de otras personas y del mundo que le rodea, y cómo lo que uno hace afecta a sus pensamientos y sentimientos.

La terapia cognitivo conductual le puede ayudar a cambiar la forma en como piensa (nivel cognitivo) y en como actúa (nivel conductual) y con esto a su vez, a sentirse mejor. A diferencia de otras terapias, la terapia cognitivo conductual se centra en problemas y dificultades del “aquí y ahora”. En lugar de indagar en las causas de su angustia o síntomas en el pasado, busca estrategias para mejorar su estado anímico en el presente.

Además de usar la terapia cognitivo conductual, se toman pinceladas de otras ramas de la psicología que consideramos eficaces en cuanto al tratamiento, de manera que utilizamos aquellas estrategias que se adaptan mejor a las necesidades de cada persona.

CARACTERÍSTICAS DE LA TERAPIA COGNITIVO CONDUCTUAL

  • Es de corta duración, en comparación con otras modalidades de psicoterapia.
  • Es activo-directiva, esto significa que los cambios requieren compromiso y un rol protagonista del paciente, quien no se limita a acudir a las sesiones, sino que además va produciendo cambios graduales en su vida cotidiana.
  • El terapeuta es más directivo: complementa la escucha con intervenciones que promueven no solo la reflexión sino además la acción.
  • Se incluyen tareas para realizar entre las sesiones, como forma de poner en práctica los aspectos trabajados en la consulta.
  • La terapia cognitivo conductual genera una relación colaboradora entre terapeuta y paciente, en la que el rol del terapeuta consiste en asesorar y acompañar en el camino hacia los cambios que se deseen promover.
  • Está orientada al presente. La reflexión sobre el pasado tiene como finalidad generar cambios en el presente en pro de una vida más plena y gratificante.
  • Se considera que la terapia fue efectiva en la medida que el paciente logre las metas que se propuso y mejore su calidad de vida.
Alegra Psicología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies