¿Dolor crónico? Utiliza la psicología

En el ámbito diario miles de personas sufren lo que se denomina dolor crónico. La enfermedad que lo provoca puede variar los matices de ese dolor, pero la base es la misma, un intenso dolor, bloqueante e incapacitante que termina desesperando a la persona que lo sufre.

Desde hace años, se comprobó la eficacia de la psicología en la disminución del dolor crónico y la mejora de la adaptación a los problemas asociados. En otras palabras, ¿siempre con dolor? Utiliza la psicología. De hecho, si la utilizamos, deberemos saber cuáles son sus principales objetivos:

¿Cómo ayuda la psicología al dolor crónico?

Parece recomendable aportar en primer lugar una definición aunque sea básica de lo que es el dolor crónico. Consideraremos dolor crónico aquel que persiste más de tres meses. Bajo la calificación de dolor crónico se suelen englobar diversas patologías como lumbalgia, fibromialgia, artrosis y cefaleas, entre otras.

Como idea del problema al que se enfrenta nuestra sociedad damos un porcentaje: “En España, hay más de un 10% de la población que lo sufre”. Por tanto, serían más de 4 millones de españoles. Habitualmente se ha entendido ésta problemática como un síntoma de una enfermedad médica, pero lo cierto es que está muy ligada al aspecto psicológico, tanto en su origen, como en su mantenimiento y posible tratamiento. Las cifras hablan de más de un 29% de pacientes con depresión de los que sufren dolor crónico.

“En España serían más de 4 millones de españoles los que sufren dolor crónico”

Los especialistas de las unidades del dolor ya advierten que el tratamiento más adecuado necesita profesionales de varias disciplinas, incluyendo de forma fundamental al psicólogo. Las investigaciones así lo avalan. Dentro de las terapias psicológicas para el dolor crónico, las técnicas cognitivo-conductuales son las más empleadas y han demostrado ser efectivas (Eccleston, Williams y Morley, 2009; Morley, Eccleston y Williams, 1999).

Un equipo de especialistas con Francisco Kovacs y por Jenny Moix (Moix y Kovacs, 2009) a la cabeza se dispusieron a realizar un programa que contenía los siguientes puntos y técnicas:

  1. Introducción a la terapia cognitivo-conductual
  2. Respiración y relajación
  3. Manejo de la atención
  4. Reestructuración cognitiva
  5. Solución de problemas
  6. Manejo de emociones y asertividad
  7. Valores y establecimientos de objetivos
  8. Organización del tiempo y actividades reforzantes
  9. Ejercicio físico, higiene postural y del sueño, y prevención de recaídas

¿Cómo ayuda la psicología al dolor crónico?

Desde Alegra psicólogos Málaga, explicamos como la organización del tiempo, el aprendizaje de la utilización de la atención, la relajación, la comunicación con los seres queridos o el manejo de nuestras emociones durante los momentos de mayor dolor, pueden atenuarlo muchísimo y pueden devolver ese día a día funcional que antes tenía la persona que ahora sufre dolor crónico.

La psicología puede ayudar a que éstas personas puedan volver a sentir lo que es disfrutar de su vida a pesar de tener el dolor como compañero de viaje.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies