secuestro emocional

En Alegra psicólogos Málaga y Puente Genil, mostramos a nuestros clientes en qué momento se da el secuestro emocional, cómo identificarlo y en qué consiste.

Para que el lector también conozca ésta entidad, le emplazamos a recordar la última situación en que “perdió los papeles”, siendo su nivel de enfado o ira, altísimo. En aquel momento, en el que la agresividad desbordaba sus pensamientos, su musculatura se tensaba, el sofoco subía, y de su boca, salían palabras y frases, que en ningún otro momento se habrían expresado así, podemos decir con certeza, que se estaba produciendo un secuestro emocional.

“Diciéndolo metafóricamente, en lugar de haber dos personas

a los mandos de nuestro cuerpo, sólo hay una”

Lo que sucede a nivel cerebral, es que la zona que se encarga de regular nuestras emociones, en colaboración con esa otra zona que nos hace razonar, valorar diferentes opciones, puntos de vistos de vista, rompe esa colaboración y controla de forma individual toda la conducta física y a nivel de pensamiento. Por decirlo de forma metafórica, en lugar de haber dos personas a los mandos de nuestro cuerpo (cuando están las dos, es cuando conseguimos un buen equilibrio), sólo hay una.

“Todos necesitamos aprender indicadores que nos hagan darnos

cuenta que vamos camino de ser secuestrados emocionalmente”

Cuando nuestra parte emocional es la que toma las riendas por completo (es decir, lleva a cabo un secuestro de los mandos), el resultado es una conducta que no tiene en cuenta a los demás, que no empatiza, que distorsiona interpretando lo que está sucediendo, que actúa al margen de las normas sociales, y que en general, nos muestra como alguien que no somos (recordar, que ha habido un secuestro y nos falta una parte esencial de lo que nos define la mayor parte del tiempo). Por lo que es habitual que nos sintamos mal posteriormente.

Todos necesitamos aprender algunos indicadores que nos hagan darnos cuenta en una situación, que vamos camino de ser secuestrados por nuestra parte emocional, y poner en práctica las técnicas que creamos más oportunas para evitarlo. Si no nos funcionan las que hayamos probado será interesante que un terapeuta, nos guie en un proceso de aprendizaje sobre el control de emociones y su conocimiento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies